Literatura

El profesor

Las Seduce... gatean... las empuja contra la pared... las penetra por delante y por detrás; no respeta agujeros, no tiene piedad con las bocas; derrite ojos con el poder de su dote y los gritos se confunden entre el dolor y el placer.

Entra al salón de clases. Viste como ayer, como hace un año y como vestirá mañana: Jean rasgado, camisa blanca y zapatos medio rotos.

El espacio no escatima en gloria. Es un anfiteatro con cien puestos. Los mejores estudiantes del planeta se dan cita allí. Y Edward Kingstone es su profesor; el PROFESOR.


SUSCRÍBETE PARA SEGUIR LEYENDO

Aprovecha el CONTENIDO PREMIUM por solo $3 mensuales

17 comentarios

  1. Magistral J. C, tienes un gran don, penetrar en la mente humana, tu poderosa introspección desglosa los laberintos, donde yacen los monstruos que persiguen a solitarios empleados cargados de frustraciones, hasta llegar a los terribles entes que habitan en las mentes de asesinos intelectuales, que asesinan a su victima sin siquiera tocarla.
    Llegar esos recónditos espacios, no les es dado a muchos.
    Muchas gracias por tu genuinidad y lucidez.
    Mi admiración siempre para ti.

    Le gusta a 1 persona

  2. Me encantó la lectura de El profesor, estupendo, muy merecido su chocolate, fascinante meterse en la mente del ser humano y ver todas sus facetas, la diferencia entre lo que somos y lo que mostramos, gracias, saludos desde Barbados

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro que lo disfrutaras Lidys. E infinitas gracias por tu apoyo al mantenimiento de este medio. Ese apoyo estimula. Un abrazo.

      Me gusta

  3. Entendí que ella es una p… y que él es un p… Sí, esas p… significan mucho. Me causó preocupación el profesor Kingstone; las latinas ante semejante desprecio suelen convertirse en diosas de la venganza, es de esperar que la mente de esa p… bella planeará alguna con la debida logística y abrumadora toxicidad. Ahora bien, regresándonos a la realidad; un extracto de ese escrito en Twitter ocasionó movimiento en la red con los comentarios de sapiosexuales, personas escandalizadas en víspera de domingo de Ramos, hasta planeaban hacer rezos de rosarios (estos fueron muy graciosos), defensores de la naturaleza erótica, seguidores eruditos de filosofía, economía, política, neófitos, curiosos, también aquellos que apreciaron a nivel literario. No faltó quien asegurara que habían clonado la cuenta del autor. (Bitácora: día tal del aislamiento social, me escapé del letargo. Lo que escribí no es totalmente cierto, ni serio, ni con sentido lógico, aunque quisiera. Sonrío… sigo navegando). Saludos y gracias, Dr.

    Le gusta a 1 persona

  4. Cuando el amor ya no es amor sino un culto a la persona, te envaneces tanto, que envileces todo, cuando le das más valor a tus perfectas y firmes proporciones que a los pensamientos que reafirmen tu ser interior, el espejo se convirtió en tu ser, paradójicamente como en el cuento de Blanca Nieves, nada mas importa, solo tu y las cosas que junto a ti te hagan sentir más bella o bello, por eso eres presa fácil, porque deseas algo que sabes que podría darte mas poder, mas belleza y por ello pagas el precio, un alto precio, el despojo de tu alma y terminas con un cuerpo arruinado y marchito y en tu cabeza solo un gran vacío, como un coco seco.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: