Genio infinito

David Foster Wallace (1962 – 2008)  jugaba con la palabra como niño con plastilina. Desnudó los estilos encopetados y demostró que lo escrito hasta hoy es apenas un contexto, faltando por escribir un universo infinito. Con Wallace se evidencia que las chispas de genialidad se logran cuando el escritor se arriesga en lo desconocido y sin complejos propone nuevas formas para la arquitectura de las palabras.

David Foster Wallace (1962 – 2008)  jugaba con la palabra como niño con plastilina. Desnudó los estilos encopetados y demostró que lo escrito hasta hoy es apenas un contexto, faltando por escribir un universo infinito.




Nadie como Wallace mezcla los problemas más complejos de lo humano con situaciones hilarantes. (Su estilo – aunque muy original – me recuerda a Herman Melville). El lenguaje nunca es el objeto de su creación y allí reside la génesis de su magia. Una vez afirmada su personalidad, comienza el juego con las letras. Haciendo de sus historias relámpagos geniales, comprueba que la literatura es un arte como la pintura; las reglas las impone el autor y más nadie.

El lenguaje nunca es el objeto de su creación y allí reside la génesis de su magia. Una vez afirmada su personalidad, comienza el juego con las letras.

Hay “críticos” que al opinar sobre la creación de los demás (siendo ellos, claro está, incapaces de crear nada) lo hacen acartonadamente,  comparando lo que leen con una maqueta modelo (Generalmente usan “Ulysses” de Joyce – sin haberlo leído por supuesto; son penosamente clichés). Sus actitudes equivalen a decir que Jackson Polock no hace artes plásticas porque sus obras no se parecen a las de Da Vinci.

Hay “críticos” que al opinar sobre la creación de los demás (siendo ellos, claro está, incapaces de crear nada) lo hacen acartonadamente,  comparando lo que leen con una maqueta modelo (Generalmente usan “Ulysses” de Joyce – sin haberlo leído por supuesto; son penosamente clichés).

Seguro Wallace se reía de estos críticos, para los que hacer “Literatura” es escribir una pieza que parece narrada por un hombrecillo de bigote delgado, manicure impecable, corbatín y zapatos de patente.

David Foster Wallace fue quizás el primer escritor contemporáneo que llegó para decirle a estos sujetos: “váyanse al infierno, vean, necios, lo que es escribir”…y se puso a crear, y lo hizo con tal nivel de brillantez que inventó una nueva forma de entender la Literatura…y esa forma se llama: “Haz lo que te plazca…tú eres el amo y señor de esa página en blanco…atrévete…escribe…”




Si aprecias el material que consumes en este blog, comparte uno o varios chocolates con el escritor y así contribuyes con la energía necesaria para seguir creando.

Chocolate

Nota: Si estás conectado desde un smartphone y no te funciona el dispositivo de pago, debes volver a entrar a este post a través del home del blog o presionar su link desde una pc o laptop.

$2.00






Si aprecias el material que consumes en este blog, comparte uno o varios chocolates con el escritor y así contribuyes con la energía necesaria para seguir creando.

Chocolate

Nota: Si estás conectado desde un smartphone y no te funciona el dispositivo de pago, debes volver a entrar a este post a través del home del blog o presionar su link desde una pc o laptop.

$2.00


3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .