Fantasma erótico, fantasma escurridizo



La erótica es Mística, manifestación elocuente de la sensibilidad humana llevada a su paroxismo. Vivimos entre las sombras de un constante bullicio. Se trata del contexto social donde los influjos le van dando cuerpo a las percepciones y se producen las respuestas autómatas, necesarias para la sobrevivencia. Pero al no ser exclusivamente sociales, ni tampoco materialistas, tenemos el ansia de conocer misterios, hurgar en su interioridad para darnos algunas respuestas a nuestras interrogantes existenciales.

Pero al no ser exclusivamente sociales, ni tampoco materialistas, tenemos el ansia de conocer misterios, hurgar en su interioridad para darnos algunas respuestas a nuestras interrogantes existenciales.

En la medida que se inicia la exploración, la sensibilidad se va agudizando y comienzan a producirse efectos en el tipo y la calidad de las percepciones.  Puede inclusive ebullir un caos psíquico, provocado por la intensidad de la experiencia.

La lectura de un poema, la oración religiosa, la música o la contemplación de un paisaje, son activadores de una experiencia interior, capaz de sobrepasar los límites de lo consciente, ofreciéndonos la posibilidad de viajar a otros mundos interiores, que no pueden explicarse con palabras exactas. 

La lectura de un poema, la oración religiosa, la música o la contemplación de un paisaje, son activadores de una experiencia interior, capaz de sobrepasar los límites de lo consciente

La fuerza e intensidad de estas sensaciones nos transmuta, llevándonos a un estadio distinto, a otra dimensión existencial lejos del cuerpo, extraño a las nociones comprensibles del yo.  La experiencia es tan placentera, que se expresa con erotismo, con el arte que esboza una explicación. Pero por más que el poeta escriba versos para expresar las sensaciones que experimenta, siempre queda la región lagunar, un vacío donde no hay lugar para nada distinto que nosotros y el éxtasis.

La experiencia es tan placentera, que se expresa con erotismo, con el arte que esboza una explicación. Pero por más que el poeta escriba versos para expresar las sensaciones que experimenta, siempre queda la región lagunar

La poesía erótica es un vehículo para darnos cuerpo y tener la experiencia mística, acercándola al mundo físico del entendimiento. Pero no será un ejercicio del todo exitoso. Los versos intentan expresarnos el éxtasis que sentimos con el contacto de nuestro anhelo. Le vemos, le olemos, le tocamos y nos fusionamos en una relación erótica exclusiva y eterna.

La poesía erótica es un vehículo para darnos cuerpo y tener la experiencia mística, acercándola al mundo físico del entendimiento. Pero no será un ejercicio del todo exitoso.


CHOCOLATES

$2.00


Los versos intentan expresarnos el éxtasis que sentimos con el contacto de nuestro anhelo. Le vemos, le olemos, le tocamos y nos fusionamos en una relación erótica exclusiva y eterna.

El poema va cargado de sentimientos elevados. Puede palparse que lo físico es trascendido a una dimensión donde pierde su realidad corpórea y se transforma en el lenguaje del alma.  Es una región tan íntima que su fuerza expresiva no se agota con el orgasmo.

Entonces la poesía se transforma en un peregrino eterno. Será Sísifo. Ejercerá un esfuerzo constante por acercarse a un destino al que jamás llegará, pero del que nunca se rendirá.


Chocolates

$2.00





Un comentario

Responder a marthaguadarrama Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .