Mancha de vergüenza



En septiembre de 2003 me encontraba en Madrid demandando -por crímenes de terrorismo de Estado y Lesa Humanidad- a Chávez y su camarilla de narco mafiosos.  Nuestra premisa se basaba en la persecución sistemática que sufríamos los que no comulgábamos con la ideología de los fracasados.  Se acumulaban estadísticas de muertos y heridos causados por el odio, la rabia hecha discurso y la patente de corso para delinquir. 

El Wall Street Journal me entrevistó ( https://on.wsj.com/2K5d8SK ) para darle sustento a lo que dicho medio de comunicación estaba por revelar, mostrando al mundo el grado de peligrosidad del régimen chavista para la seguridad del planeta.

Veníamos investigando los nexos del régimen con grupos extremistas islámicos, así como su activa colaboración con las actividades de los carteles de la droga colombianos, camuflados en movimientos guerrilleros.  El Wall Street Journal Sugería que el comisionado de la CIA para asuntos Latinoamericanos, Fulton T. Armstrong, debía ser retirado de su cargo por rehusarse a hablar del tema.

Veníamos investigando los nexos del régimen con grupos extremistas islámicos, así como su activa colaboración con las actividades de los carteles de la droga colombianos, camuflados en movimientos guerrilleros. 

No era momento para tomarse a la ligera la peligrosa amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, que constituía el régimen chavista.  El diario citó las acciones judiciales que impulsábamos en Madrid (y que luego fueron remitidas a la Corte Penal Internacional por la Audiencia Nacional de España). 

No era momento para tomarse a la ligera la peligrosa amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos, que constituía el régimen chavista.

Durante la entrevista mencioné, entre otras amenazas, la nefasta influencia del Foro de Sao Paulo en la desestabilización del continente, el cómo sentaba en su Junta Directiva a guerrilleros y narcotraficantes, entre ellos figuras prominentes que formaban parte del régimen chavista; también el equipamiento bélico de las fuerzas de choque, los denominados “círculos bolivarianos”; el adoctrinamiento ideológico en las escuelas y la presencia de guerrilla colombiana y grupos terroristas islámicos en nuestro territorio.

La lista de peligros era larga y suficiente para justificar plenamente la activación de una política internacional seria y efectiva que pusiera énfasis en la necesidad de desenmascarar al régimen chavista y ponerle fin al mismo, a través de mecanismos institucionales avalados por los estatutos jurídicos vigentes en el planeta y vinculantes extraterritorialmente.

La lista de peligros era larga y suficiente para justificar plenamente la activación de una política internacional seria y efectiva que pusiera énfasis en la necesidad de desenmascarar al régimen chavista y ponerle fin al mismo,


CHOCOLATES

$2.00



Pero para aquel entonces, hace ya diecisiete años, Estados Unidos se encontraba en el centro del infierno. Su guerra en el Medio Oriente estaba en pleno apogeo y las presiones que recibía por todas partes eran brutales. 

Pero para aquel entonces, hace ya diecisiete años, Estados Unidos se encontraba en el centro del infierno. Su guerra en el Medio Oriente estaba en pleno apogeo y las presiones que recibía por todas partes eran brutales. 

Para agravar las cosas, las cotizaciones del petróleo estaban por los cielos, la geopolítica de Eurasia era una telaraña y el rol de China en los mercados, la debilidad del dólar y la multiplicidad de crisis internas constituían suficientes elementos para distraer la atención del gobierno norteamericano respecto a lo que se gestaba a pocas millas de su territorio: el feto criminal concebido por Fidel Castro y financiado con petro y narco dólares venezolanos.

Para agravar las cosas, las cotizaciones del petróleo estaban por los cielos, la geopolítica de Eurasia era una telaraña y el rol de China en los mercados, la debilidad del dólar y la multiplicidad de crisis internas constituían suficientes elementos para distraer la atención del gobierno norteamericano

En Venezuela caímos en un agujero negro y su energía devastadora nos fue absorbiendo cual fideos. Tras los sucesos de abril 2002, y para garantizar el monopolio de las variables necesarias para consolidar su poder y conservarlo en el tiempo,

En Venezuela caímos en un agujero negro y su energía devastadora nos fue absorbiendo cual fideos.

Chávez intensificó la presencia cubana en los organismos del Estado, principalmente el aparato de inteligencia e identificación nacional y la estructura electoral. También desmembró a las FAN, pulverizando sus cadenas de mando y corrompiéndolas hasta la médula. Tal y como hizo Fidel Castro en su momento con el ejército cubano, Chávez destruyó las fuerzas armadas venezolanas para hacerlas dóciles y obedientes a “la revolución”.

Tal y como hizo Fidel Castro en su momento con el ejército cubano, Chávez destruyó las fuerzas armadas venezolanas para hacerlas dóciles y obedientes a “la revolución”.

La dinámica política fue degradándose. Desmantelada PDVSA, destruida la fuerza sindical, infiltrados los partidos políticos y ONG’s, inyectado el virus de la corrupción en las arterias del sistema social y económico; se orquestaron fraudes sistemáticos que erosionaron la poca institucionalidad que sobrevivía. Se implantó una matriz de opinión para lavarle el cerebro a la sociedad civil, convenciéndola que las luchas políticas eran asuntos exclusivos de los partidos. 

Se implantó una matriz de opinión para lavarle el cerebro a la sociedad civil, convenciéndola que las luchas políticas eran asuntos exclusivos de los partidos. 

La política se hizo sinónimo de elecciones trucadas. Los asuntos de Estado se relegaron a las sombras.  La naturaleza criminal del régimen no parecía importarle a quienes manejaban los hilos de la política venezolana y aquellas denuncias hechas por nosotros y por el Wall Street Journal pasaron sin pena ni gloria, mas allá de las burlitas que hacían algunos politiquillos y encuestólogos toderos.

La política se hizo sinónimo de elecciones trucadas. Los asuntos de Estado se relegaron a las sombras.  La naturaleza criminal del régimen no parecía importarle a quienes manejaban los hilos de la política venezolana

Hoy Venezuela es irreconocible. Las cifras de muertos y heridos son tan largas que tabularlas es morir de tristeza. Somos el país más corrupto del planeta, más inseguro para la vida y las inversiones.

Hoy Venezuela es irreconocible. Las cifras de muertos y heridos son tan largas que tabularlas es morir de tristeza. Somos el país más corrupto del planeta, más inseguro para la vida y las inversiones.

Nuestra moneda es hielo en el desierto, la infraestructura es una foto de guerra y los cerebros emigran como aves en invierno. El dinero de la droga construye centros comerciales, abre librerías y restaurantes. Se hacinan inocentes en las cárceles. Las calles son de sangre.

Nuestra moneda es hielo en el desierto, la infraestructura es una foto de guerra y los cerebros emigran como aves en invierno. El dinero de la droga construye centros comerciales, abre librerías y restaurantes. Se hacinan inocentes en las cárceles. Las calles son de sangre.

Las ilusiones se derriten. Estamos en un estadio peligroso. Si la ilusión se desvanece, sigue la resignación y así ningún país se levanta.  

Las ilusiones se derriten. Estamos en un estadio peligroso. Si la ilusión se desvanece, sigue la resignación y así ningún país se levanta.  

El calor de la destrucción evapora la soberanía y cualquier noción de autodeterminación.  No tiene caso considerarnos como una nación soberana. Ninguna soberanía califica cuando la voluntad libre es inexistente.  Los problemas de seguridad se incrementan a ritmos que traspasan fronteras.

No tiene caso considerarnos como una nación soberana. Ninguna soberanía califica cuando la voluntad libre es inexistente.  Los problemas de seguridad se incrementan a ritmos que traspasan fronteras.

Están en jaque reservas energéticas de escala planetaria y con posición geopolítica estratégica. Hay vínculos con células terroristas e ideologías nefastas. Nuestro territorio es puente aéreo, terrestre y marítimo de la droga que destruye vidas en América y Europa. Este sistema que atenta contra la dignidad de la humanidad justifica el accionar de cualquier país que se sienta amenazado. 


Están en jaque reservas energéticas de escala planetaria y con posición geopolítica estratégica. Hay vínculos con células terroristas e ideologías nefastas. Nuestro territorio es puente aéreo, terrestre y marítimo de la droga que destruye vidas en América y Europa. Este sistema que atenta contra la dignidad de la humanidad

El apoyo de Trump es el pago de una deuda con intereses moratorios.  Si Estados Unidos no se pronunciase sobre lo que está ocurriendo en Venezuela, debería sentir vergüenza.  Misma vergüenza que debe abrogársele a todo venezolano que no se conecte con esta realidad.  Aquí están en juego los valores fundamentales de la civilización.  

Misma vergüenza que debe abrogársele a todo venezolano que no se conecte con esta realidad.  Aquí están en juego los valores fundamentales de la civilización.  

Venezuela se extingue. Damos paso a un espectro.  Lo que nos carcome como sociedad es un virus que se exporta. Al entrar en contacto con otro país, produce lo mismo que nos está haciendo a nosotros.  Este problema no es un asunto de política interna. Si no pasa nada, será catastrófico para los venezolanos. Pero también será una eterna mancha de vergüenza para el resto del planeta.

Venezuela se extingue. Damos paso a un espectro.  Lo que nos carcome como sociedad es un virus que se exporta. Al entrar en contacto con otro país, produce lo mismo que nos está haciendo a nosotros. 


Chocolates

Nota: Si estás conectado desde un smartphone y no te funciona el dispositivo de pago, debes volver a entrar a este post a través del home del blog o presionar su link desde una pc o laptop.

$2.00





Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .