Di-os y sus formas nominales escritas

El concepto de Di-os, la idea de una fuerza superior al hombre, es tan antigua como el hombre mismo. Desde tiempo remotos, se ha entendido que la naturaleza sigue sus propias reglas, y que éstas, en no pocas ocasiones, trascienden el poder de la voluntad humana.

Las actividades de recolección y la caza, hacían que la naturaleza fuera esencial para la supervivencia. Pero las fuerzas motrices de los fenómenos naturales: el sol, la luna, las estrellas, la lluvia, las sequías, la presencia o no de animales para el alimento, la vida y la muerte, y todos los avatares de la existencia estaban circunscritos a un ámbito que escapaba al entendimiento.  

Esta realidad misteriosa de los fenómenos naturales circunscribía sus manifestaciones al ámbito de lo mágico, de elementos invisibles, cuya presencia eran tangible pero imposible de captar con signos precisos. La intangibilidad, lo etéreo del misterio, azuzó la imaginación del hombre, y entonces comenzaron a surgir los diversos comportamientos que buscaban armonizar la vida humana con el entorno natural.

Y esa acción humana lógicamente iba a estar relacionada con el tipo de actividad que se llevaba a cabo, y la importancia de los fenómenos naturales para la realización exitosa o el fracaso de dicha actividad.

La necesidad de conectarse con algo trascendental y simbolizado por algún objeto (piedra); animal (Toro), humano (Mujer), híbrido (Cabeza animal y cuerpo humano), responde a esa necesidad de atrapar lo intangible y armonizarse con las fuerzas ocultas que parecen determinar la suerte de la naturaleza, incluyendo la vida y la muerte de los hombres.

El filósofo alemán Karl Jaspers[1] afirma que entre el 750 y el 350 a. C. sucede una gran transformación. Una substancial evolución espiritual que hizo posible que entre los chinos, indios, iraníes, judíos y griegos crearan la psicología moderna, donde la relación del hombre con Di-os asume la forma de un individuo buscando una meta interior, y no la acostumbrada multitud de vinculaciones con una serie de dioses situados allá afuera, en los cielos, en el paisaje que nos rodea o en nuestros ancestros.

No todas las fes que surgen en este período son monoteístas, pero todas sí se centran en un individuo, bien sea este hombre (siempre un hombre), un dios, una persona a través de la cual habla Di-os o alguien con una visión o concepción particular de la vida que va a resultar atractiva para innumerables personas.

Y dentro de esta suerte de revolución que sucede en la relación del hombre con lo trascendente, Israel jugará un rol preponderante.  “Afirma Grant Allen: el peculiar logro de Israel es haber desarrollado a Dios[2].  Y este Di-os es tan imponente y poderoso, que debe ser cuidado en grado superlativo.

Por esto, muchas de las escrituras sagradas de los judíos contemplaban el nombre de Di-os: YHVH, pero posteriores textos optaron por excluirlo por temor a que los gentiles pudieran emplearlo en conjuros, y toda suerte de ritos paganos. No mencionar su nombre también era una manera de indicar que Dios no puede ser definido o limitado[3].

Afirma Carlos de Armas: Dios no puede ser representado y buscarle una imagen resulta insultante para el pueblo hebreo. Los judíos no pueden escribir el nombre de Di-os, aunque sí pueden pronunciarlo. Allí donde se marca la palabra “Dios”, se santifica. Entonces, por respeto, esto no debe hacerse. En consecuencia, se escribe cortado o reducido. Hay unas setenta y dos formas de referirse a Él para evitar utilizar el término. Entre las más utilizadas, tenemos: “Ashem” y “Adonal”[4]. Pero hay otras formas. Entre ellas, nos referiremos a las siguientes[5]:

ADONAI: El Señor (Génesis 15:2; Jueces 6:15): Este término se emplea reemplazando a YHWH. Como hemos dicho, los judíos consideraban este último término absolutamente sagrado, por lo que no debía ser pronunciado por hombres pecadores.

EL, ELOAH ELOEH: Di-os Poderoso, Fuerte, Prominente (Génesis 7:1; [Génesis 33:20] Isaías 9:6): El, etimológicamente, significa “poder”: Poder hay en mi mano para haceros mal (Génesis 31:29). “El” también se asocia con otras cualidades: integridad (Números 23:19), celo (Deuteronomio 5:9), y compasión (Nehemías 9:31).

ELOHIM: Di-os Creador, Todopoderoso y Fuerte (Génesis 17:7; Jeremías 31:33): La forma plural de Eloah. Desde la primera frase de la Biblia, se deduce el gran poder de Di-os, cuando Elohim habla para que el mundo exista (Génesis 1:1).

EL SHADDAI: Dios Todopoderoso, “El Fuerte de Jacob” (Génesis 49:24; Salmo 132:2, 5): Se refiere al poder superior que tiene Di-os sobre todas las cosas.

YHWH / YAHWEH / JEHOVÁ: SEÑOR (Deuteronomio 6:4; Daniel 9:14): En sentido restringido, se trata del único nombre propio de Di-os. En las Biblias traducidas al español, se utiliza el término Jehová o SEÑOR (en mayúsculas) para distinguirlo de Adonai, Señor. Moisés es el primero en recibir la revelación de los nombres: YO SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:14). Este nombre indica una cercanía, una presencia: Yahweh ha hecho acto de presencia, es accesible y está cerca de aquellas personas que le pidan ser liberados (Salmo 107:13), perdón (Salmo 25:11) y guía (Salmo 31:3).

YAHWEH-JIREH: El Señor Proveerá (Génesis 22:14): Este fue el nombre que Abraham inmortalizó cuando Di-os le entregó el carnero para que lo sacrificara en su nombre, en lugar de sacrificar a Isaac.

YAHWEH-RAPHA: El Señor Que Sana (Éxodo 15:26):  porque yo soy Jehová tu sanador, tanto del cuerpo como del alma. En el cuerpo, evitando y curando las enfermedades. Y del alma, perdonando iniquidades.

YAHWEH-NISI: El Señor Es Mi Bandera (Éxodo 17:15): Bandera se entiende como un sitio de reunión. Conmemora la victoria sobre los amalecitas en el desierto.

YAHWEH-MEKADDESH: El Señor que Santifica, que Hace Santo (Levítico 20:8; Ezequiel 37:28): Di-os especifica que sólo Él es capaz de limpiar a Su pueblo y santificarlo, no la Ley de los hombres.

YAHWEH-SHALOM: El Señor es nuestra Paz (Jueces 6:24): Este es el nombre proporcionado por Gedeón al altar que construyó cuando el Ángel del Señor le tranquilizó al decirle que no moriría, tal y como previamente había creído después de haberlo visto.

YAHWEH-ELOHIM: SEÑOR Di-os (Génesis 2:4; Salmo 59:5): Se trata de una combinación del nombre único de Di-os YHWH y el genérico Señor. Así se expresa que Él es el Señor de señores.

YAHWEH-ROHI: El Señor es mi Pastor (Salmo 23:1): David reflexionó acerca de su condición como pastor de ovejas, percatándose de que era la misma relación que Di-os tenía con él, y expresa: Yahweh-Rohi es mi Pastor; nada me faltará. (Salmo 23:1).

YAHWEH-SAMA: El Señor está allí (Ezequiel 48:35): Nombre atribuido a Jerusalén y al Templo. Señala que la gloria del Señor, que se había alejado (Ezequiel 8 – 11), regresó (Ezequiel 44:1-4).

YAHWEH-SABAOTH: El Señor de los Ejércitos (Isaías 1:24; Salmo 46:7): Ejércitos significa hordas, de ángeles y de hombres. Él es Señor de los ejércitos del cielo y de los habitantes de la Tierra, de judíos y gentiles, de ricos y pobres, amos y esclavos. El nombre expresa majestad, poder y la autoridad de Di-os. Indica que Él materializa lo que se propone.

EL ELYON: El Altísimo (Deuteronomio 26:19): Derivado de la raíz hebrea para subir o ascender. Aquello que está demasiado alto. El Elyon expresa exaltación y se refiere al derecho absoluto a Su señorío.

EL ROI: El Di-os que me ve (Génesis 16:13): Este nombre es atribuido a Di-os por Agar, quien estaba en el desierto sola y desesperada tras haber sido expulsada por Sarai (Génesis 16:1-14). Cuando Agar se topó con el Ángel del Señor, captó que había visto a Di-os Mismo. También concluyó que El Roi le observó en su dolor, testificándole que Él era Di-os, que vive y lo ve todo.

EL OLAM: El Di-os Eterno (Salmo 90:1-3): La naturaleza de Di-os no tiene principio ni fin. Libre de las limitaciones del tiempo. Contiene en Sí mismo la esencia del tiempo. Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Di-os.

L-GIBHOR: Di-os Fuerte (Isaías 9:6): En esta profecía de Isaías, este nombre describe al Mesías como un poderoso y gran guerrero. El Mesías, el Poderoso Di-os, quien llevará a cabo la destrucción de sus enemigos y regirá con vara de hierro (Apocalipsis 19:15).

Y así, parafraseando a Peter Watson, esta respuesta israelita al sentido de trascendencia, dirección, les permitió desarrollar la idea de un único Dios verdadero, donde la historia tiene una sola dirección. Representa esta noción de Dios un quiebre respecto a la idea de trascendencia de pueblos como el griego, y también los seguidores del budismo, el confucianismo y el taoísmo, los cuales se enfocan más en la idea del misticismo y la búsqueda de la divinidad en la Tierra, y centrada en lo humano. En cambio, en Occidente, y gracias al desarrollo religioso del pueblo de Israel, el anhelo de divinidad terrenal, del hombre alcanzando un estadio similar al de Di-os, termina siendo una suerte de sacrilegio[6].

Vemos como el hombre de todos los tiempos y lugares ha tenido la necesidad de conectarse con aquello que no puede explicar y que siente como factor determinante de su suerte final.

Sea como ansiedad por controlar los fenómenos naturales, o por el deseo de vivir una vida virtuosa y ganarse una eternidad dichosa, la idea de Di-os, como entidad singular o plural, ha dominado las mentes y corazones universales.

Y los judíos, conscientes de la trascendencia de esta fe, cuidan los ritos y las expresiones a tal punto de respeto, que el mismo nombre de Di-os debe ser escrito preservando siempre su espíritu sagrado.


Si aprecias el material que consumes en este blog, comparte uno o varios chocolates con el escritor y así contribuyes con la energía necesaria para seguir creando.

Chocolate

Nota: Si estás conectado desde un smartphone y no te funciona el dispositivo de pago, debes volver a entrar a este post a través del home del blog o presionar su link desde una pc o laptop.

$2.00


Bibliografía / Web

DE ARMAS, Carlos. Judaísmo Contemporáneo. Facultad de Humanidades y Educación. UCAB. Apuntes JCSA.

WATSON, Peter.  IDEAS. Historia intelectual de la Humanidad. Editorial Egedsa. España. 4ta. edición

Web Consultadas el 21 y el 29 de abril de 2019:

1) http://www.elsersupremo.com/index.php/8-religion/4-etimologia-de-la-palabra-dios

2) http://etimologias.dechile.net/?Diosreimpresión

3) https://www.gotquestions.org/Espanol/nombres-Dios.html



[1] Ver en WATSON, Peter.  IDEAS. Historia intelectual de la Humanidad. Editorial Egedsa. España. Cuarta edición. p. 170-171

[2] Ídem

[3] Ídem p. 242

[4] DE ARMAS, Carlos. Judaísmo Contemporáneo. Facultad de Humanidades y Educación. UCAB. Apuntes JCSA.

[5] Estos nombres y su explicación, fueron extraídos en forma cuasi literal de la siguiente página web: https://www.gotquestions.org/Espanol/nombres-Dios.html

[6] Resumen de ideas de Peter Watson sobre el tema de marras. Op Cit. P. 17



3 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .