Epstein, Netflix y los cazadores de brujas con mechitas amarillas

Hace unos días vi un documental de Netflix sobre el pederasta Jeffrey Epstein. Me pareció un trabajo poco profesional y sesgado, por múltiples razones. Pero dos de ellas son particularmente peligrosas y elocuentes del mundo que vivimos, donde se juega con la vida de las personas como si se tratase de plastilina.



La agenda política detrás de la producción es innegable. Sin necesidad alguna, en varias ocasiones muestran al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, como si éste fuese cómplice del criminal, y en cambio, Bill Clinton, que posee múltiples registros de sus viajes, en el “Lolita Express”, a la isla del pederasta, el documental apenas lo menciona y cuando lo hace (porque sería un descaro no hacerlo) se pretende limpiar su imagen, haciéndolo ver como inocente. 




Así mismo, el documental no tiene miramientos para exponer al abogado Alan M. Dershowitz y destruirle su reputación, con acusaciones sin ninguna base y poniéndole a la defensiva, simplemente por haber cumplido con su deber como jurista. Dershowitz es uno de los grandes abogados de la historia del Derecho. De orígenes humildes, a punta de genio y todavía veinteañero fue la persona más joven en obtener la titularidad de una cátedra de Derecho en Harvard, y su carrera y obra literaria marcan un hito que sirve de inspiración y ejemplo a miles de personas.


Allan M. Dershowitz


El otro punto que debo resaltar es el de las víctimas del pederasta. Un documental sobre un caso tan grave, que resalta uno de los crímenes más aberrantes que puede cometer un ser humano, debe cuidar los detalles con precisión quirúrgica.


Soy opuesto a la pena de muerte en prácticamente cualquier caso. No obstante, considero, y así lo he dejado por escrito durante toda mi trayectoria profesional, que la pederastia es una de sus excepciones.

Soy opuesto a la pena de muerte en prácticamente cualquier caso. No obstante, considero, y así lo he dejado por escrito durante toda mi trayectoria profesional, que la pederastia es una de sus excepciones.

No existe crimen más monstruoso que la destrucción de la vida de una persona totalmente inocente e incapaz de defensa alguna, con todas las implicaciones psicológicas y morales que este crimen supone para la víctima y familiares y la misma sociedad, que debe lidiar con una máquina de maldad que se nutre de este tipo de casos. 

No existe crimen más monstruoso que la destrucción de la vida de una persona totalmente inocente e incapaz de defensa alguna, con todas las implicaciones psicológicas y morales que este crimen supone para la víctima y familiares y la misma sociedad,

Por esta razón, el documental tenía que procurar el cuidado de todas las formas y colocar víctimas que generasen una absoluta empatía en el espectador, y no conflictos en su apreciación de la gravedad del crimen.

Epstein produjo una red muy amplia, con capacidad de infligir un daño incuantificable a un universo vasto de víctimas reales y potenciales.  En consecuencia, era fundamental que los testimonios que se utilizaran fueran capaces de producir en el espectador una empatía a prueba de cualquier reflexión ambivalente. Y no fue así.


Algunos de los casos que se utilizaron, de hecho, el principal de los seleccionados, fue el de una muchacha (Virginia Roberts) que se empleó voluntariamente como masajista, viniendo de ser empleada en el resort de Donald Trump (Qué “casualidad” que sea precisamente este el caso – de las decenas que existen – el que se resalta con mayor énfasis). 


Virginia Roberts a los 16 años, cuando fue empleada por Epstein

La muchacha, por voluntad propia y en pleno uso de sus facultades mentales se mantuvo como empleada de Epstein durante años. Recibía un sueldo, y comisiones adicionales por cada niña que reclutara para Epstein. Viajaba a la isla del pederasta y comentaba lo bien que lo pasaba. Aceptó regalos y toda clase de beneficios materiales, reclutó a su hermanita menor y la introdujo en ese mundo, y finalmente aceptó una beca de estudios, totalmente pagada por Epstein, para viajar a otro continente y cursar estudios como masajista profesional. Allí conoció a un hombre y decidió casarse, y fue entonces cuando “entendió” que más que empleada de Epstein, era su víctima. Allí emprendió una campaña para exponer la red de pederastia y llevar a Epstein a los tribunales.



No soy quién para juzgar a nadie (Nadie realmente lo es). Pero me pareció que, si querían generar una genuina empatía en el espectador con respecto al daño causado por Epstein, quizás esa no fuera la mejor selección de víctima. Es imposible analizar ese caso –el de esta muchacha en particular- y no sentir internamente una sensación ambivalente respecto a los genuinos motivos de esta mujer para irse contra el depredador. Después de tantos años beneficiándose personalmente de su relación con aquel criminal, es cuando contrae matrimonio, y comienzan los problemas económicos a sentirse, que decide demandarlo. No me pareció un personaje capaz de generar la empatía suficiente para despertar la repulsión que se tiene que sentir cuando uno analiza estos casos. 


Así las cosas, hace unos días, una mujer publicó en Twitter un comentario sobre el documental. Al leerlo, coloqué una nota expresando que me había parecido una producción deficiente. La mujer me expresó que ella había sufrido abusos sexuales y que era importante que estos temas se hicieran públicos. Entonces comencé un amable intercambio con ella, donde le decía lo que me había parecido malo del documental.

En uno de los comentarios, hice alusión al caso de la empleada de Epstein y otras como ella, y afirmé que el documental de Netflix debía haber tocado con mayor profundidad el tema de las responsabilidades implícitas, para así neutralizar la ambivalencia que generaba en el espectador esos ejemplos de víctimas que producen sentimientos encontrados.




Afirmé que, tratando un tema tan complejo frívolamente, se les hacía un flaco favor a víctimas mucho más evidentes.


Y entonces escribí el famoso tuit:



Al decir “esas mujeres”, me estoy refiriendo a las mujeres adultas que demandaron ante los tribunales (en este momento de mi línea argumentativa son las mujeres, y no las adolescentes, las que tengo en mente) y así es como aparecen en el documental:



Explicaba que a los catorce años una persona, desde el punto de vista de la biología, el Derecho y la cultura no es considerada “niña”, y que, de hecho, existen culturas donde ya a esa edad las personas del sexo femenino son consideradas mujeres. 


Estaba afirmando un hecho tan real como la Ley de la Gravedad o la rotación de la Tierra alrededor del sol. Así mismo respondí que si un adolescente asesina a su novia o toma una escopeta y masacra a sus compañeros de estudio, esa persona, pese a su edad, es considerada con grados de responsabilidad, obviamente atenuados y con muchas aristas que deben ser consideradas, pero es responsable de sus acciones, porque tiene una edad donde -según dice la ciencia- ya existen niveles profundos de conciencia.




Teniendo en mente a la muchacha del documental, la adolescente es una persona cuyos actos tiene responsabilidades implícitas (En Venezuela, la edad legal para contraer matrimonio sin autorización de los padres es a los catorce años), sin esto significar que su realidad como víctima no sea verdadera y lo más importante. 

Y sin significar tampoco que no haya casos de adolescentes donde evidentemente la única y exclusiva responsabilidad recae solo en el depredador. Pero no siempre es así. Basta leer a Vladimir Nabokov (“Lolita”) para saber que hay muchas adolescentes que a los catorce años ya han desarrollado una gran madurez psicológica, emocional y sexual.


Vladimir Nabokov (1899 – 1977)





Y es al Derecho al que le corresponde dirimir qué grados de responsabilides existen cuándo suceden casos de abusos sexuales, no a cualquier persona que decida irse contra alguien alegando ser víctima de abusos.

Y es al Derecho al que le corresponde dirimir qué grados de responsabilides existen cuándo suceden casos de abusos sexuales, no a cualquier persona que decida irse contra alguien alegando ser víctima de abusos.


Pero a partir de esta discusión, que se desarrollaba en tono respetuoso e intelectual, un personaje de la farándula (que por dinero expone, en Instagram, en poses cuestionables a sus propias hijas menores de edad, una de ellas de apenas tres años) decidió que tenía una oportunidad para hacerse popular.

El esperpento en cuestión extrajo uno de mis tuits, y descontextualizándolo totalmente, inició una campaña nacional para someterme al escarnio público, a partir de un linchamiento salvaje que creo no tiene precedentes en Venezuela.

El esperpento en cuestión extrajo uno de mis tuits, y descontextualizándolo totalmente, inició una campaña nacional para someterme al escarnio público, a partir de un linchamiento salvaje .

El sujeto de marras, me expuso como un “pedófilo”, e inmediatamente, tratándose de mi nombre lo que estaba en juego, la noticia se hizo viral, al punto de alcanzar el número 1 como tendencia de noticias nacional, durante dos días completos. 


Inmediatamente comencé a recibir toda clase de ataques, viles ataques, que fueron publicados en todas las redes sociales con el más descarado de los desparpajos. Me amenazaron de muerte, se metieron con mi esposa, fallecida de cáncer hace pocos meses, publicaron toda clase de mentiras sobre mi persona; siendo yo un profesor reiteradamente premiado y reconocido por mis alumnos,  una abogada, con visibles limitaciones (No la acepté, por mediocre, en nuestro equipo de abogados, cuando demandamos a Chávez ante la Corte Penal Internacional de La Haya), llegó a decir que yo había sido removido de una “prestigiosa universidad” por actos indecorosos; sacaron extractos de mi obra de ficción, manipulándolos para hacerme ver como un depravado sexual, mi cuenta de Twitter sufrió una baja de cinco mil seguidores, muchos de los cuales escribieron toda clase de insultos hacia mi persona, publicándolos en esa red social, también en Facebook e Instagram. 


Viendo como esto sucedía no dejaba de pensar en las paradojas de esta historia.  Toda mi vida he afirmado que la pederastia merece la pena de muerte, y de repente, un perfecto desconocido, con sus brazos tatuados y el pelo pintado con mechitas amarillas (cuya mayor aspiración de vida es parecerse a Kim Kardashian), decide hacer su agosto con mi persona, y en un dos por tres, tiene a miles de almas, huecas como él, siguiéndole el juego y acusándome salvajemente del peor crimen que una persona puede cometer en la vida.

Toda mi vida he afirmado que la pederastia merece la pena de muerte, y de repente, un perfecto desconocido, con sus brazos tatuados y el pelo pintado con mechitas amarillas, decide hacer su agosto con mi persona,

Este individuo y su séquito de buenos para nada cometiendo un crimen salvaje, porque la difamación es un asesinato de la moral, y haciéndolo con total libertad y absoluta impunidad. 

Este individuo y su séquito de buenos para nada cometiendo un crimen salvaje, porque la difamación es un asesinato de la moral, y haciéndolo con total libertad y absoluta impunidad. 

Un comentario mío de Twitter se transformó en un crimen, pero fue un crimen perpetrado contra mi persona.

Un comentario mío de Twitter se transformó en un crimen, pero fue un crimen perpetrado contra mi persona.

Este sujeto y sus seguidores son aquí los únicos criminales.  Por vivir en Venezuela donde no existe Estado de Derecho (y porque no voy a perder más tiempo con este seudo humano), no pienso acudir a los tribunales. 

Este sujeto y sus seguidores son aquí los únicos criminales.  Por vivir en Venezuela donde no existe Estado de Derecho (y porque no voy a perder más tiempo con este seudo humano), no pienso acudir a los tribunales. 

Pero entiéndase bien. Se ha cometido un salvaje crimen. El delito de difamación es particularmente grotesco, ya que es imposible revertirlo. Una vez que las plumas se sueltan en el aire, no se pueden recoger.  Es un crimen que afecta a mi persona y a mis hijos, que también son víctimas directas de los ataques. Y aquí la ironía.

Pero entiéndase bien. Se ha cometido un salvaje crimen. El delito de difamación es particularmente grotesco, ya que es imposible revertirlo.


Estos cazadores de brujas, inflados con su moralismo fariseo, se sienten empoderados por una sociedad que así lo ha permitido. Son múltiples lo casos de personas que literalmente ha sido destruidas por estos paladines de la “moral” y “las buenas costumbres”.

Estos cazadores de brujas, inflados con su moralismo fariseo, se sienten empoderados por una sociedad que así lo ha permitido.

Se ha producido suicidios, despidos laborales, imposibilidad de trabajos futuros, destrucción de carreras brillantes, y toda clase de secuelas terribles a la psicología, a la dignidad, a la confianza, y mil cosas más; y allí siguen estos criminales, libres y felices, sintiéndose que le están haciendo un bien a la humanidad, cuando los verdaderos monstruos son ellos mismos.




Esta experiencia que he tenido es para mí una escuela invaluable, que me enseña el porqué el mundo que vivimos está patas arriba. Es un mundo donde los valores humanos están invertidos. Personajillos como el sujeto de las mechitas amarillas ganan popularidad y dinero destruyendo las vidas de perfectos inocentes, y allí siguen sonrientes y como si nada.

Personajillos como el sujeto de las mechitas amarillas ganan popularidad y dinero destruyendo las vidas de perfectos inocentes, y allí siguen sonrientes y como si nada.

Y personas de trayectorias intachables y carreras brillantes, aportándole genuino valor a la sociedad, arrimados como parias, escupidos y despreciados por sus congéneres. Casos sobran:

Y personas de trayectorias intachables y carreras brillantes, aportándole genuino valor a la sociedad, arrimados como parias, escupidos y despreciados por sus congéneres. Casos sobran:

Allí están los policías que defendieron el Palacio de justicia colombiano, pudriéndose en la cárcel, mientras que los terroristas que pusieron las bombas, fueron premiados con inmunidad parlamentaria y cargos políticos.

Allí están los policías que defendieron el Palacio de justicia colombiano, pudriéndose en la cárcel, mientras que los terroristas que pusieron las bombas, fueron premiados.



Allí está Woody Allen, un genio, cineasta como ninguno, incapaz de producir un film en su propio país, donde es rechazado por la infamia fabricada por una mujer vengativa.

Allí está Woody Allen, un genio, cineasta como ninguno, incapaz de producir un film en su propio país, donde es rechazado por la infamia fabricada por una mujer vengativa.


Woody Allen


Allí está Plácido Domingo, uno de los artistas más talentosos de la historia contemporánea, con su nombre manchado para siempre, por estos cazadores de brujas implacables, que con patente de corzo vierten su veneno y aniquilan a sus víctimas.

Allí está Plácido Domingo, uno de los artistas más talentosos de la historia contemporánea, con su nombre manchado para siempre.


Plácido Domingo


Lo más triste del asunto, es que estos casos no son analizados con la seriedad que amerita. Nadie discute las verdaderas motivaciones que hay detrás de los ataques.

Lo más triste del asunto, es que estos casos no son analizados con la seriedad que amerita. Nadie discute las verdaderas motivaciones que hay detrás de los ataques.

Porque nunca la razón verdadera es la que los asesinos de la moral dicen defender. Al humanoide de las mechitas amarillas lo menos que le importa en su cruzada es proteger a las víctimas de pederastia. Su motivación real es otra, vil, mezquina, chiquita, patética.

Al humanoide de las mechitas amarillas lo menos que le importa en su cruzada es proteger a las víctimas de pederastia. Su motivación real es otra, vil, mezquina, chiquita, patética.


Movido por la envidia, y las ganas de ser popular, saca los colmillos y emprende su cruzada. Y miles de cabezas huecas, sin siquiera preguntarse qué hay detrás de todo, y buscar la verdad antes de opinar, se lanzan en la misma cruzada de titanes de la moral, a destruir, todos contra el “pedófilo”.

Movido por la envidia, y las ganas de ser popular, saca los colmillos y emprende su cruzada. Y miles de cabezas huecas, sin siquiera preguntarse qué hay detrás de todo, y buscar la verdad antes de opinar, se lanzan en la misma cruzada .

 Y así, cientos de personas que vienen acumulando rabias y escozor por el éxito ajeno, aprovechan el momento y se lanzan también en el operativo homicida (porque repito, la difamación es un vil asesinato), porque tienen ahora el disfraz perfecto para esconder sus resentimientos y carencias.

Y así, cientos de personas que vienen acumulando rabias y escozor por el éxito ajeno, aprovechan el momento y se lanzan también en el operativo homicida.

Entonces ya pueden hacer lo que siempre quisieron: Destruir a la persona que envidian, sin hacer su sentimiento mezquino tan evidente, inclusive para sí mismos. 

Entonces ya pueden hacer lo que siempre quisieron: Destruir a la persona que envidian, sin hacer su sentimiento mezquino tan evidente, inclusive para sí mismos. 

Espero que este caso se convierta en una lección y material de reflexión para muchos. El mundo que vivimos no está bien. Hay una terrible enfermedad de valores, que está acabando con la civilización occidental, y todo lo que se ha conquistado durante sus siglos de existencia. 

Espero que este caso se convierta en una lección y material de reflexión para muchos. El mundo que vivimos no está bien.

Estos cazadores de bruja del siglo XXI no son distintos que aquellos sujetos que quemaban vivas a las mujeres inocentes, solo porque a sus esposas les parecían demasiada tentación para sus respectivos maridos.

Estos cazadores de bruja del siglo XXI no son distintos que aquellos sujetos que quemaban vivas a las mujeres inocentes, solo porque a sus esposas les parecían demasiada tentación para sus respectivos maridos.




Son asesinos de la moral, son criminales de la peor especie. Y deben ser señalados y condenados con todo el peso de nuestro repudio. Solo así comenzaremos a poner las cosas en su lugar. Solo así empezaremos a sembrar las semillas de un mundo mejor para nuestros hijos.

Son asesinos de la moral, son criminales de la peor especie. Y deben ser señalados y condenados con todo el peso de nuestro repudio.

Afortunadamente para mí, fui criado en el mejor de los hogares. Eso me permitió desarrollar una fortaleza mental y moral que me protege contra estos infames asesinos.

Afortunadamente para mí, fui criado en el mejor de los hogares. Eso me permitió desarrollar una fortaleza mental y moral que me protege contra estos infames asesinos.

Pero no todos tenemos la misma suerte. A veces el asesinato que estos pobres seres perpetran, no solo aniquila la moral y el buen nombre, sino que también culminan en el suicidio de las víctimas de su horrendo crímen.

Pero no todos tenemos la misma suerte. A veces el asesinato que estos pobres seres perpetran, no solo aniquila la moral y el buen nombre, sino que también culminan en el suicidio de las víctimas de su horrendo crímen.














37 Comentarios

    1. Milagros Machado

      Eres un hombre admirable…. sin palabras… ese tipo de personaje no tienen argumentos, son seres vacíos.. Cada día me siento igual de decepcionada con este mundo en que vivimos… que falta de valores que humanidad tan pobre..
      Con respecto a la serie estoy totalmente de acuerdo con usted, tiene toda una matiz política, como todo en estos momentos.. Allí había material para sacar puntas, pero lo utilizaron a conveniencia..

      Le gusta a 2 personas

    1. Shirley

      Dr. Todo lo indicado en la narrativa fue lo sentí cuando vi el documental. Nunca sentí empatía por ninguna de los personajes. Y de algo si puede estar seguro que JAMÁS estaría de acuerdo con el abuso y muchos menos involucrar a otras personas como muchas de esas chicas lo hicieron. Antes de que empezará el tema en redes sociales ya tenía mis conclusiones, no es aceptable decir que a los 14 años no tenemos un nivel de conciencia y responsabilidad yo actualmente tengo 35 años y recuerdo que tenía muy clara a esa edad que era bueno y malo. Mi punto es que estas chicas fueron por su propia voluntad, sabían que ganarían dinero y tendrían otro beneficios nada es gratis. No dudo que este Sr. Fue un moustro, pero la serie no cuido los detalles. Mis respeto y la verdad que tuve mucha empatía por lo escrito. Saludos

      Le gusta a 1 persona

  1. Conchita

    Excelente narrativa, en donde una vez más explica el porque de su inconformidad con respecto a la miniserie en Netflix sobre Epstein….

    Pienso q.Twitter debería tener como logo en lugar de un pajarito, un ZAMURO, ya q pareciera q muchos están al acecho d aprovechar la 1era Oportunidad en descargar todas sus frustraciones y odio en cualquier persona sin compasión alguna…, Se dejan llevar por su Ignorancia.

    Le gusta a 1 persona

      1. Heidy

        Dr. Le sigo desde hace mucho tiempo, me he declarado admiradora de su nivel de inteligencia , sin embargo, eso no nubla mi juicio, apenas leí su famoso tweet, entendí su postura , porque había visto ya el documental, de hecho, sigo desde hace un tiempo, lo relacionado a esa red, cuando entré ese día a mi tl , percibí lo visceral que estaban muchos y no comulgo con ello, antes de emitir un juicio (que no se debe, nadie debería hacerlo sin ser juez) en todo caso sería opinión , hay que revisar cómo andas las cosas por casa, por lo de la campaña, es evidente las carencias del personaje que necesita diariamente su dosis para alimentar su EGO y sentirse súper héroe, es deber de) sistema de justicia encargarse de la protección a las víctimas y procesos contra abusadores. Mi apoyo Dr.

        Le gusta a 1 persona

    1. Janeth

      Desperté a las 2:30am y veo este excelente resúmen Dr Aspurua, más claro imposible…Siga adelante, como usted dice es fuerte y este tipo de ataques de los llamados mal influencers del siglo XXI en usted no harán mella…Un abrazo desde Panamá

      Le gusta a 1 persona

  2. Sonia Gómez Jaen

    Juan Carlos, lamento tanto todos los ataques de los que haz sido víctima. Afortunadamente, tú integridad, tus valores, tus principios, tú paz espiritual, te dan la fortaleza para que la estupidez, la envidia y la maldad ajena, no té desequilibren ni perturben. Abrazos 🤗 🌷

    Le gusta a 1 persona

  3. Isaadondememudo@gmail.com

    Isaadondememudo@gmail.com. Me alegra leer toda su explicación del caso. La semana pasada entre infames colas para gasolina y el estrés y depresión que ellas conllevan, apenas ví su nombre y su tweet aumentando ciertamente la desason que ya era enorme . Vi como la jauría se iba encima y hasta pensé decirle humildemente : Dr pida una disculpa y ya. Ahora entiendo mejor el caso. Saludos y adelante.

    Le gusta a 1 persona

  4. Yakelin Briceño

    De verdad no sé quien les da el titulo de influencer a estas personas, no sé en qué influyen! Y más allá del título dado por otros o autoasignado , lo peor es que haya personas que lo tomen como referencia .
    En cuanto al origen de la controversia,, es un tema que toca las susceptibilidades de muchos, sin embargo no es motivo para juzgar, señalar y fusilar la moral de alguien por un comentario que no supieron interpretar.

    Le gusta a 1 persona

  5. Iris

    Son almas vacías, y su vida es una caída infinita en un agujero negro, sencillamente no vale la pena que pierda un minuto más, en explicar lo que es claro, son personas sin valores, sin escrúpulos, rumiando su resentimiento, siga disfrutando su vida, su familia y su nombre y será la mejor bofetada para los que no se pueden llamar gente. Usted es un gran hombre!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Karina Vargas

    Gane unos cuantos enemigos por entender el Twitt. Hice lectura comprensiva. Investigue, LOPNNA, conceptos, Judaísmo y sé de “enfoques” de historias. El cómo se narra una historia y qué se le hace ver a la audiencia desde la perspectiva del historiador, libretista, el que adapta el guión, etc
    Yo, siendo víctima de abuso psicológico y físico continuado, por años, hoy resiliente. No me hace inmune al dolor, aún así me hace empática desde distintos enfoques de un planteamiento. Yo entendí desde un principio, desde el Twitt polémico, y ahora que leí esto loonfirmo y sabía que no estaba en un error.
    No tengo cuenta de Netflix, no vi el documental, pero he visto resúmenes de personas que de manera imparcial han dejado sus impresiones (Facebook) y han dicho tal cual la que usted planteó. Cuando de trata de temas tan delicados y conociendo a los guerreros dedos ágiles del teclado, que no tardaron en atacar, yo solo opine, me ha tocado defender fuertemente el contexto, (entre comillas, citando textualmente etc) y aquí está todo. Ya sé donde los redirigiré.
    Humildemente, a su orden, saludos cordiales.

    Le gusta a 1 persona

  7. Angie

    Excelente explicación. De hecho hace días le comenté a un amigo que yo estaba viendo ese documental y me dijo que el también. Entonces le pregunté su opinión y me dijo que El tipo era un perro etc etc. Y yo le dije ya vaaa pero esas niñas también eran pu…cas.. por qué usted dice 14 años pero no todas tenían 14. Y cómo sintieron asco cuando terminaro el masaje? Pero no les dio asco recibir los 200 y volver con otras “niñas” por 200 más de comisión. Como si estaba traumadas seguían yendo? Ok el tipo fue una mierda pero ellas tampoco eran tan inocentes. El punto es que la serie expone a las “niñas” como las más inocentes. Cuando de hecho en una de las escenas el policía le dijo a una de ellas, que también ella era culpable por llevarle más “niñas”.

    Le gusta a 1 persona

  8. NCB

    Es la 2 da vez que escribo en esta página. Me desperté a las 12:50 A. M., me asomé al Twitter… Y vaya sorpresa cuando veo el vínculo de “ideasjca”. Excelente aclaratoria (innecesaria para los que entendimos desde el principio de la controversia). “¿Por qué disculparse por algo que no cometió?” llegué a preguntarle a un usuario que estaba como vecina chismosa echando leña al fuego sin haber leído el porqué del comentario del Sr. Sosa, el cual era referido al documental Netfilx, y esa cierta ambigüedad en la responsabilidad de las mujeres que se mostraron como víctimas en la serie. Por cierto, aún no veo el fulano documental. ¿Había que verlo para entender y no calumniar como lo hicieron? la respuesta es NO. Lo que se demostró es que en Venezuela tiene un gentío en las redes sociales que no piensan, no reflexionan antes de actuar, siguen a la manada de tarados, sin importar los efectos que causan, es mejor lanzar a matar y luego ni preguntan. Este acontecimiento (calumniar, desprestigiar) no es un caso aislado, lo que pasa es que los otros son menos famosos. Falta cultura, valores, discernimiento, calma, estabilidad, falta tanto… (Que antes había)

    Le gusta a 1 persona

  9. Luis Pérez Villegas

    Dr. Aspurua, Me parece suficientemente explicado el asunto. Yo desde mi cuenta @LPerezV envié un solo tuit participando en esa conversación y dando mi opinión. Ahora bien, habiendo leído totalmente su extenso escrito, y sin ánimo de armar polémica sobre lo que sigue, disiento totalmente de estas dos expresiones suyas: “No soy quién para juzgar a nadie (Nadie realmente lo es)” “Pero cosas en la vida no son blanco o negro”. La primera porque no la comparto porque es idéntica al “No juzgues y nunca serás juzgado” que asemeja a un cheque en blanco para futuras actuaciones inmorales de quien así se exprese. Es mejor “Juzga y prepárate para ser juzgado”. Además, siendo el hombre un ser racional, que piensa (aun cuando muchos no lo hacen) y actúa esta plenamente capacitado para juzgar. La segunda es como propiciar una “moral gris”, es decir, no existe el bien ni el mal sino que todo es intermedio

    Le gusta a 1 persona

    1. Juan Carlos Sosa Azpúrua

      Gracias Luis. Esa es una discusión muy compleja. Pienso que nadie puede juzgar a nadie en el fondo. Las normas jurídicas y sociales se encargan de colocar parámetros de conducta, y eso parámetros deben cumplirse para mantener la paz, la armonia y el respeto de las libertades individuales y colectivas.

      Pero la conducta humana es algo demasiado complejo, y responde a aristas infinitas, que son imposibles de enmarcar en la mente de un tercero a la hora de evaluar a su semejante. La pretención de poderlo hacer es muy peligrosa, porque generalmente se incurre en el error y en enormes injusticas.

      Respecto a lo gris de la moral, de hecho no es gris, sino de infinitos colores. No obstante, la clave del termómetro y el pincel es el daño a terceros. Tú puedes hacer con tu vida lo que te plazca, siempre y cuando jamás dañes a un tercero de manera criminal con tu conducta (y para determinar si hubo crimen, solo las reglas jurídicas pueden evaluarlo).

      Te dije, es un tema muy complejo, pero a grandes rasgos, es lo que pienso.

      Un abrazo y gracias.

      Le gusta a 1 persona

  10. edward

    buenas, excelente! su escrito y análisis sin duda fundamenta lo que en un principio usted quiso expresar, mi pregunta. Usted como jurista no puede ir en contra de ese aprovechado y así ademas de hacerle pagar por difamación e injuria (ademas de exponerlo a ataques de odio) mandar un mensaje a todos estos seres que mucho hablan y poco dicen e investigan, pero que a cambio de un seguidor destruyen vidas, no solo en esta red en cuestión, sino en otras donde hasta han llevado al suicidio a sus presas. debe haber un medio jurídico donde se pueda ir en contra de estas personas, muchos padres han quedado de luto sin saber el porque de la decisión de algún joven al quitarse la vida,no saben hasta donde puede extenderse un rumor o señalamiento y posterior de la desgracia un simple perdón por parte de estos seres es poco. Espero su respuesta y le felicito

    Le gusta a 1 persona

  11. Dina Fezzuoglio

    Estimado Juan Carlos… no soy amiga de las redes … menos twitter pero a ti te leo cada dia. Te admiro desde siempre. Yo si vi la serie, y opino exactamente igual que tú. Esas niñas no fueron obligadas a nada. De hecho, hay una que no quiso prestarse para la prostitución; sin embargo, al día siguiente llevó a una amiga. Y se ve claramente que ellas disfrutaron durante años la isla, los viajes y todo. El merecía la pena de muerte, pero también las mujeres que durante años buscaron niñas… Irrael es desde siempre una porqueria de ser humano como tantos “hechos en socialismo ” no termino de entender las mentes huecas que siguen a estos “influencers”, que no tienen educación, ni profesión… más que destruir personas. Te envio todo mi apoyo.. Te admiro y siempre seguiré disfrutando tus lecturas. Un abrazo … fuerza y fe.. que nada ni nadie pueda con tu gran fortaleza.

    Le gusta a 1 persona

  12. Susana Salazar

    Excelente análisis y redacción! Realmente unos verdaderos infames y analfabetas funcionales que no saben interpretar una lectura Sino, son solo cazadores de fortuna producida por su doble Moral mercaderista. Adelante doctor que la mejor justicia es la Divina y esa tarda pero llega🙏🏻

    Le gusta a 1 persona

  13. Gabriella Godoy

    Entiendo y comparto perfectamente lo que dice porque vi el documental. No juzgo, pero también me hice muchas preguntas. Tampoco aplaudo al hombre, es un crimen lo que hizo, pero como documental pudo haber sido mejor pensado. También noté lo de Trump, pero me quedé esperando más sobre el que sí andaba constantemente a la par de Epstein, Clinton….en fin, usted dejó claro que no lo defendía y que lo que critica son cosas puntuales sin por ello poner en duda el crimen……parece que no todo el mundo lo entendió o mucho flojo que no lee todo para forjarse una opinión, sino lee un par de cosas y si tiene ganas de atacar a alguien, le da sin pensar y punto. Así son las redes….buenas para mucho, pero terribles para el odio del ser humano.

    Le gusta a 1 persona

  14. Marisa Garcia

    Estoy de acuerdo con que se debió hacer mas énfasis en victimas que generaran mas empatía, en que no se extiende en el punto de las amplísimas redes de poder que generan y sostiene estas redes manipulando a los jóvenes desde diferentes ámbitos y hasta secuestrando y amenazando vidas y asesinando también y que la calumnia destruye así como el acoso y la injusta persecución por seres que muchas de las veces ni tienen las cualidades que dicen tener ni las muestran en ninguno de sus actos, pero no apoyo casi ninguno de los personajes que Ud dice también están siendo víctimas de calumnia y persecución, le recuerdo que esas redes están conectadas muchísimas veces al juego, el entretenimiento y el modelaje, Sepa que no defiendo a Clinton, Ni a Woody Allen (cuyo genio se cacarea y cacarea pero no lo tiene realmente) ni a Trumo tampoco, que no ha sido ni es ejemplo moralista de nada y para nada, y no hablo de sus palabras, sino de sus actos y decisiones, que conocemos “por encimita” como en la mayoría de las personas públicas y que se construyen o destruyen a como al poder del momento le plazca. AH otra cosa , el idiota que escribió que Escarrá es mejor que Ud me parece argumento de un cretino , muy chupamedias, degenerado, desubicado e idiota, a él no lo conocí como profesor, sino al “finado” hermanito, que era otro hablador de pistoladas con mucho ego, como fue a terminó el pobre después de su cacareado amor a su esposa y familia, el que que queda vivo no creo sea un fariseo diferente ni como abogado, ni como ciudadano ni como persona

    Le gusta a 1 persona

  15. Manuel Graterol

    Dr Sosa, siempre es un gusto y admiración leer sus artículos, hace gusto porque es menos de los mismo y más de lo poco, cuando me refiero a lo mismo, es el poco de incultura que conseguimos a diario en redes sociales, hoy en día los tipos esos como el de las mechitas lo único que hacen para llamar la atención es crear matices sin valor, sin argumento que llena la cabeza de puro ocio, valores negativos que creen que se la comen porque miles de seguidores repiten sus anécdotas que terminan siendo una vil ofensa contra la cultura, la verdadera cultura de valores positivos.
    Cuando me refiero a más de lo poco, es a la necesidad de leer artículos que favorezcan lo intelectual, lo importante del ser humano, la lectura profunda donde sólo los que realmente leen y estudia puedan discutir, discernir y opinar sobre el tema. A esto me refiero a opiniones como la suya que nutren nuestro intelecto.
    Los que verdaderamente entendemos e intérpretamos sus palabras sabemos que en el lío del famoso twteet ud fue víctima del acoso causado principalmente por el de las mechitas.. Y los 5000 seguidores que perdió eran falsos seguidores, entonces lo felicito porque su cuenta en estos momentos fue depurada de la ignorancia, ineptud y cabeza hueca de esos falsos seguidores..
    Saludos cordiales Dr sosa, lo sigo leyendo. Éxitos y para adelante como siempre

    Le gusta a 1 persona

  16. el proscrito

    Si, yo tambien llegue a coincidir parcialmente con lo que dijo en ese momento. Puedo creer que algunas de ellas pecaron de ingenuas y fueron allá creyendo que solo era un tipo que quería un masaje y una vez abusadas tenían miedo de que tomara represalias en contra de ellas por la cantidad de dinero y poder que él tenía, eso se los creo.

    ¿Pero las que siendo menores o mayores de edad recibieron dinero de Epstein para conseguirle mas adolescentes sabiendo que las abusaría?, Yo vi tambien el testimonio de otra chama que reconoce que no dejó que Epstein la abusara pero aún así aceptó dinero a cambio de llevarle a mas chamitas y admitió que llevó al menos a 40 con él

    Inocentes el CDLM (y me disculpan la palabra) las que le llevaron a mas chamas a Epstein son corresponsables de la cochinada que hizo

    Le gusta a 1 persona

  17. Adnan Abidar

    Para mi es muy sencillo. Sí soy adulto y manipulo a una menor, soy culpable. Sí soy adulto y una menor pervertida se me insinua y no la rechazo, soy culpable. El asunto es, que la responsabilidad recae en el adulto y es este con sus actos quien impide o le da curso al delito.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .