Perdón

Visité esa memoria atómica. Fui osado. Me expuse a su explosión. La luz penetró la caverna que abandoné hace treinta años. Allí volví a encontrarte, joven, bella, herida. Y entonces también me topé con ese yo que hoy solo puede pedirte perdón, aunque solo seas un fantasma.




Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .