Literatura Noticias

Auge y condicionamiento de la Literatura venezolana

Se hará una síntesis reflexiva, derivada de la lectura de El estado de la literatura venezolana: una conversación con el crítico Carlos Pacheco; Nos hace falta más tragedia y menos épica, de Gabriel Payares; Pero las aguas nunca volvieron a su cauce, por Carlos Sandoval y La intimidad en el oleaje, por Gustavo Guerrero:

Para Pacheco, gracias al auge de las nuevas tecnologías, no parece existir un concepto de autoría. Se tiende a perder la capacidad de comprender y analizar los textos de narrativa y poesía. La figura del crítico debe ser el puente entre autores y lectores, brindando herramientas para entender mejor los textos. Los escritores se deben a la estética de sus obras, sin que esto obstaculice la posición crítica frente al mundo.

No implica que el autor sea una figura “comprometida” en los términos rígidos del pasado, sino que está en contacto con su ambiente y asume posiciones personales. Las nuevas tecnologías no han borrado el carácter autóctono de las letras, el concepto de “nación”, constructo de una dinámica que sigue intacta y permite distinguir la procedencia del texto.


Carlos Pacheco

Pese a la calidad de algunos de sus escritores, la literatura venezolana no ha tenido trascendencia internacional. La razón podría ser la falta de comprensión afuera de lo que ocurre en Venezuela y el hecho de que no tiene un trasfondo tan denso de pasado indígena, o a que no ha tenido –hasta hace muy poco– una identidad como proceso político claro.

La novela busca el entretenimiento y se abordan temas históricos, policiales, cotidianos. Sigue predominando lo urbano, sin menoscabo de obras que se centran en contextos como el andino -E. Quintero- o los transculturadores, como Alfredo Armas. Finalmente, es optimista con la proyección de las nuevas generaciones, gracias a sus propias iniciativas: revistas, concursos...


Por su parte, Payares habla de la transitoriedad y lo efímero como rasgos de su obra, centrándose en la idea más que en la construcción del personaje. La melancolía y la reflexión deben tomar las riendas del acto creativo, donde se incremente la consciencia trágica, invitando a la reflexión y así evitar repetir los errores; el país ha pensarse a sí mismo.


Gabriel Payares

En cuanto a Sandoval, éste hace un recuento del impacto de Chávez en el ideario colectivo y el cómo su discurso sintetiza la tradición oral al estilo de los llaneros de Gallegos. Esta es una obra sesgada, marcada por la polarización política y el culto a la personalidad del narrador, compilada por los periodistas cubanos O. Oramas y J. Legañoa en Cuentos del arañero, así como en entrevistas concedidas por Chávez. También se refiere a obras literarias producidas desde 1992 hasta 2012, signadas por la política, el hipotexto de un imaginario de contornos épicos o mendaces: “el caracazo” (1989), las intentonas golpistas (92) y obras de Balza, Méndez Guédez, entre otros.

No todo es producto de esos factores y cita como ejemplo a volumen Salsa y control, de José Duque. Antes de Chávez, la literatura tenía ecos nostálgicos de las luchas guerrilleras y el ideal revolucionario cubano (Azuaje, Centeno). El impulso de la narrativa chavista tuvo apoyo de las editoriales estatales, sujetas al sello ideológico oficialista, privando el “deber patriótico” sobre la calidad estética. Cita obras de Carlos Noguera y Mario Silva que tratan sobre el regreso de Chávez al poder y el paro petrolero. Frente a los apologistas del chavismo (más proselitistas que estéticos), hay una tercera línea de producción, más leída y con mejor recepción, caracterizada por su crítica al proceso revolucionario y donde mejor puede percibirse la polarización.


Carlos Sandoval

En la búsqueda de comprensión del fenómeno político y hacer una suerte de catarsis por el atraso nacional y el castigo merecido por la irresponsabilidad de la dirigencia, se puede palpar como estrategia y objeto temático de los autores el uso de fragmentos de nuestra historia republicana como anclaje de las ficciones y el empeño por recrear el deslave de Vargas. Y menciona a Falke (Vegas, 2004), El pasajero de Truman (Suniaga, 2008), El último viaje del tiburón Arcaya (Los Invencibles, 2007) de Blanco Calderón y Pies de barro (2007), de J. Nieves.


Finalmente, Gustavo Guerrero se refiere al canon de los libros más importantes de narrativa venezolana editados entre 2000 y 2009. Observa una poética del deterioro, causante del repunte de la narrativa, que también es generado por la globalización de las industrias culturales y las últimas tendencias de la región. Se trata de una literatura que habla desde el vacío que produce la crisis– populismo y exclusión –y que le conecta con el proceso de otras literaturas latinoamericanas que, en años recientes, han conocido experiencias similares, como, por ejemplo, la mexicana y la cubana. Describe los impactos de la política gubernamental en la acción literaria y compensa sus efectos con el crecimiento del sector editorial privado (Vegas, Barrera, Suniaga), gracias a la globalización y el desarrollo de un público lector local que consume literatura venezolana. Ambos son elementos facilitadores de la autonomía literaria frente al poder del Estado. Respecto a la internacionalización, señala la debilidad que aún tienen los autores criollos (coincidiendo con Pacheco), pero celebra el incremento de la lectoría autóctona y su impacto favorable en el fortalecimiento de la literatura venezolana.


Gustavo Guerrero

Agradecimiento a Argenis Monroy Ph.D.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: