Literatura

Venezuela derrotada en la Literatura de la violencia

Las figuras del homosexual, en el caso del protagonista de Jezabel; y el Travesti, en Guararé; funcionan como puente para llevarnos al universo marginado, sin padre, que se hizo totalitario y monstruoso. La violencia real no se distingue de la ficcional, y el malandro adquiere connotaciones divinas en un hábitat parricida: “los santos malandros”, al convertirse esta figura en un sobreviviente, tipo Robin Hood...

            A continuación, haremos una breve reseña de los ensayos académicos: El cuerpo literario de la violencia en Venezuela (2016), de Ivonne De Freitas; y La vida derrotada. Parricidio y desarraigo de la violencia urbana en dos novelas venezolanas: “Jezabel” y “Guararé” (2013), del profesor Argenis Monroy.

            Ivonne De Freitas reflexiona sobre la historia de la violencia en la literatura venezolana. Afirma que ese tema ha sido recurrente en nuestra producción literaria. Y recuerda que la violencia forma parte de la historia de la Literatura en Latinoamérica. Respecto a Venezuela, divide la historia en cuatro momentos:

1) Asociada a problemas históricos, sociales y económicos de la posguerra independentista (dos últimas décadas del siglo XIX, hasta la 1era. mitad del siglo XX). Menciona, entre otras, a Zárate (1882), de E. Blanco; Ídolos rotos (1901), de Manuel Díaz R.; Ovejón (1922), de Urbaneja Achelpohl; Su señoría el Visitador (1922), de José R. Pocaterra; y Doña Bárbara (1929), de R. Gallegos, a quien describe (citando a Violeta Rojo) como: “el gran novelista de la violencia venezolana, a la que identificaba con barbarie”. Y, finalmente, Lanzas coloradas (1931), de A. Uslar Pietri;

2) Testimonial de los años sesenta, vinculada en temas e ideología a los movimientos guerrilleros: Entre varias, destacan La muerte de Honorio (1963), de M. Otero Silva; Donde los ríos se bifurcan (1965), de Argenis Rodríguez; y País Portátil (1968), de A. González León;

3) Narrativa urbana (y “policial”), a partir de los años ochenta: Cerrícolas (1987), de Ángel G. Infante; Calletania (1992) de I. Centeno; Cuentos de humor, de locura y de suerte (1993), de L. Barrera Linares; entre otros y;

4) “La resignificación de la violencia de “la revolución bolivariana”: Matándolas a todas (2005), de L. Medina; Crímenes (2009), de A. Barrera Tyszka; En sueños matarás (2013), de F. Santaella; Jezabel (2013) de E. Sánchez R.; Tiempos del incendio (2014), de José R. Duque; entre otros.


Ivonne De Freitas

Freites concluye diciendo que la literatura es lugar propicio para expresar el sentimiento de vivir en una sociedad plagada de barbarie y desolación: “la misión utópica de la literatura como extensión y completitud de la experiencia individual y colectiva”; y la del ser el reflejo de la realidad social de Venezuela. Para esta ensayista, la violencia es nuestra marca. Los sujetos representados en la Literatura son tipologías que indican múltiples formas de expresar la vida ciudadana.

            Por su parte, el profesor Argenis Monroy hace el recorrido por la novelística latinoamericana que ha desarrollado el género “novela negra” (cuyo gran impulso editorial se debe a El simple arte de matar —1950—, de Raymond Chandler) y lo culmina en Venezuela, con una representativa lista de autores de este tipo de narrativa. Escoge las obras de Sánchez Rugeles (Jezabel) y Poleo Zerpa (Guararé) para hacer un análisis descarnado del significado de la violencia en nuestro ideario colectivo: la violencia en la ciudad, en el barrio, en el interior del país, en todas partes.

            Inicia su ensayo con la devastadora cita del filósofo Giorgio Agamben: “(…) una experiencia manipulada y guiada como en un laberinto para ratas”. A partir de las dos novelas que analiza, el profesor Monroy expone a un país derrotado, que llega al siglo XXI con la violencia tatuada en cada poro de su existencia.   Afirma: “Es como si el arraigo a un territorio marcara también la condena a morir, tarde o temprano, en manos del hampa porque, en realidad, es un estado desafectado de cualquier vínculo familiar, moral o social”, que nos condena al “insilio”, también a ser migrantes en nuestra propia tierra.


Argenis Monroy

Las figuras del homosexual, en el caso del protagonista de Jezabel; y el Travesti, en Guararé; funcionan como puente para llevarnos al universo marginado, sin padre, que se hizo totalitario y monstruoso. La violencia real no se distingue de la ficcional, y el malandro adquiere connotaciones divinas en un hábitat parricida: “los santos malandros”, al convertirse esta figura en un sobreviviente, tipo Robin Hood, defensor del derecho a tener una voz en una sociedad carcomida en sus entrañas por la imposibilidad de un destino esperanzador: “Un nuevo “monstruo social” que, al tiempo que pervierte y destruye, somete y destierra, nos interroga sobre la vigencia del control social, del sistema jurídico y del poder del Estado”.

            De las dos novelas analizadas por Monroy, la de Sánchez Rugeles es la que más se acerca a la violencia que experimentamos en el presente. Forma parte de la Narrativa del Desarraigo, propio de la era chavista. Y la de Poleo Zerpa funciona para comprender que los lodos, que nos sepultan hoy, fueron sembrados por los vientos venenosos del ayer, en una nación donde la vida en paz y provechosa se fue al demonio.

            Estas palabras del profesor Monroy lo resumen todo: “Lo que importa no es esclarecer el crimen porque, en un país signado por un alto índice de criminalidad, el culpable puede estar en cualquier parte, sino las historias que en él se entretejen”.



3 comentarios

  1. Coincido mas con De Freitas que con Monrroy;
    asocio la violencia con la falta de culturizacion, de educación, de formación.
    Tanto la literatura como la Cinematografía Venezolana nos muestra mucho de ese rostro y Yo, siempre critique ese punto particular de vista; tuve oportunidad de tener charla amena con el novel escritor ADRIANO GONZALEZ LEÓN (AUTOR DE PAÍS PORTÁTIL) y critique su palabra grosera y llena de violencia que caracterizo esta su obra especifica.
    No le encontré fuente. Como no le encuentro fuente en la actualidad a los colectivos, ni a las guarimbas, como conceptos sociales que caracterizan una conducta venezolanicima y verdaderamente violenta.
    Creo hay que ahondar el tema. No basta con citar obras. Hay que encontrar raíces, fuentes, para entender la violencia país que nos distingue y que se muestra en sus diferentes procesos creativos (cine, literatura).
    Sien embargo, no la encontramos en la expresión pictórica; muestra de ello, EMILIO BOGGIO (Pintor Venezolano); en JESUS MARÍA DE LAS CASAS; CARLOS OTERO; CESAR PRIETO y/o LUIS LOPEZ MENDEZ también pintores
    Todo depende del cristal (ventana) a través de la cual observemos
    hay que cuidarnos de generalizar

    Me gusta

  2. Venezuela derrotada? Venezuela, para no morir, drena.
    Toda esa violencia es el pus de sus heridas. La suciedad es la sangre vieja y coagulada de sus heridas. Los malandros son hijos del ultraje continuo que padece. Venezuela lanzó un hechizo a los que la defraudaron, y no se verá luz ni paz hasta que todos cumplamos el deber requerido. Venezuela se encerró molesta, de ver tanto dolor.
    Venezuela leyó Casas Muertas y se lo pensó.

    El cinturón de miseria que rodeó a las ciudades pujantes, en la época en que la nación prosperaba respecto a sus vecinos latinoamericanos fue el criadero del germen de la decadencia actual. Posiblemente, la indolencia con que fueron criados en condiciones paupérrimas, secó el corazón de la clase política de la 5ta. República. Sin remordimientos, con resentimiento y sin educación, tomaron el poder absoluto y destruyeron todo el progreso, devolviendo al pueblo moderno a condiciones de la época Gomecista. La violencia es la nueva forma de vida, dolorosamente acompaña a los demás males y entre todos, les sirve a los interesados para mantener el poder.
    Excelente artículo y análisis JCSA !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: