La intangibilidad, lo etéreo del misterio, azuzó la imaginación del hombre, y entonces comenzaron a surgir los diversos comportamientos que buscaban armonizar la vida humana con el entorno natural.