El avión despegó puntual. Todos los pasajeros hacían vítores al piloto, el tal Jimmy. ¡Por fin alguien los llevará a la isla! Aplaudían, agradecían y felicitaban al tercio. Las mujeres iban a la cabina y lo besaban.