¿Podemos crear una mente que piense como Shakespeare? ¿Una mente que pueda mantener una promesa? Allí radica precisamente la complejidad. ¿Puede construirse una máquina capaz de producir obras de arte que manifiesten un gran talento original implícito?