Piernas de goma

Puntual, siempre a las seis, le visita un amigo salvador. Le rescata del tedio y de esa cruel sensación de fracaso que se lo come vivo. La voz de su visitante le brinda música a su existencia. Al escucharla, sus sentidos se despiertan luminosos y entonces sucede la metamorfosis.