Cementerio de Libertad

La esperanza que se cultiva en el terreno de la mentira es el arma perfecta de los dictadores. Todo país esclavizado es víctima de este tipo de esperanza, si no pregúntenle a algún cubano si uno de cualquiera de los 53 años de dictadura sufridos ha sido un año en que ha dejado de pensar que sería el último que viviría como esclavo.

Jaque mate a Maduro

Caído el telón, se acabó ese juego. Y el destino nos trae un tablero reluciente, con nuevos actores y espacios para soñar. Los medios de comunicación tradicionales perdieron su poder omnímodo. Diseñar realidades a su antojo no les funcionará más nunca. Llegaron las redes sociales y dijeron “hola” con furia. Twitter ganó la carrera.

1 2