Filosofía Opinión política

Caviar rojo

Al calor de sus habanos, flotando en sus piscinas de Beverly Hills o del Country Club, con sus agentes tipo Sean Penn o casi cualquier “intelectual” venezolano, pretenden que aceptemos el crimen y la perversión, poniéndole el nombre de revolución y/o progresimo, y a los delincuentes -o confundidos- colocándoles el nombre de revolucionarios y/o progresistas; y a la hipocresía envidiosa del resentido llamándola justicia social.