Diálogo, Utopía y Libertad



Diálogo, negociación, dirimir controversias… es lo correcto. No tiene sentido cuestionar sus bondades para resolver cualquier clase de conflictos. Los enemigos más acérrimos en la política, los negocios y las familias han recurrido a estos métodos alternativos de resolución de conflictos para arbitrar sus diferencias y lograr algún resultado que justamente satisfaga la disputa. 

Los enemigos más acérrimos en la política, los negocios y las familias han recurrido a estos métodos alternativos de resolución de conflictos para arbitrar sus diferencias y lograr algún resultado que justamente satisfaga la disputa. 

Se podrían llenar tratados con casos ejemplares que ilustran las bondades de la negociación. Desarrollar una retórica con esta premisa difícilmente sonaría absurda y siempre es percibida como ecuánime.  Y si metemos al Vaticano en la ecuación, al mismísimo rey de la Iglesia Católica, entonces la fórmula se blinda más. 

Pero para comprender en su justa magnitud y aplicar conceptos teóricos a la vida práctica hace falta emplear elementos adicionales, que solamente permite el contexto más crudo y realista.

Pero para comprender en su justa magnitud y aplicar conceptos teóricos a la vida práctica hace falta emplear elementos adicionales, que solamente permite el contexto más crudo y realista.

En estos días recordaba a mi profesor de derecho corporativo y una conversación que tuve con él en su despacho en Harvard, hace más de veinte años. Me contaba que había renunciado a un bufete de Wall Street porque se había dado cuenta que su piel no estaba hecha para resistir tanto mordisco de tiburón. Que una vida universitaria le sentaba mejor, porque allí se vivía en “Utopía” y uno podía darse el lujo de disfrutar un idilio permanente, pontificando el deber ser sin tener que confrontar a diario cuan alejado está el ideal de lo real.  

Me contaba que había renunciado a un bufete de Wall Street porque se había dado cuenta que su piel no estaba hecha para resistir tanto mordisco de tiburón. Que una vida universitaria le sentaba mejor,

Y realidad es lo que uno debe pulsar para analizar el caso concreto de Venezuela y lo que está implícito en la discusión.  El argumento a favor de los métodos alternativos de resolución de conflictos, aplicables a nuestro país, podríamos meterlo en una caja y envolverlo con un lazo, poniéndole una tarjeta que diga: “Utopía”.

El argumento a favor de los métodos alternativos de resolución de conflictos, aplicables a nuestro país, podríamos meterlo en una caja y envolverlo con un lazo, poniéndole una tarjeta que diga: “Utopía”.

¿Por qué es utópico?

¿Habla el régimen el mismo idioma mental que nosotros? ¿Nuestra “A” es la misma “A” que la de ellos, la “B” es igual? ¿Tiene el régimen la voluntad de entregar el poder? ¿Es honesto? ¿Tienen algo que pueda parecerse a la honorabilidad?

¿Habla el régimen el mismo idioma mental que nosotros? ¿Nuestra “A” es la misma “A” que la de ellos, la “B” es igual? ¿Tiene el régimen la voluntad de entregar el poder? ¿Es honesto? ¿Tienen algo que pueda parecerse a la honorabilidad?

Porque para que una negociación o diálogo pueda realizarse es esencial que, además del conflicto a dirimir, exista eso que en Derecho se llama meeting of the minds; el entendimiento mutuo de que “A” es “A” y “B” es “B”. Es imprescindible que también haya voluntad honesta de resolver la controversia y honorabilidad para aceptar sus resultados y colocar el punto final a la disputa.

Es imprescindible que también haya voluntad honesta de resolver la controversia y honorabilidad para aceptar sus resultados y colocar el punto final a la disputa.

Además, un repaso rápido de las experiencias debería ser ilustrativo.  ¿Pudo el diálogo – un año la OEA y Carter en Venezuela – detener el fraude del referéndum 2004? ¿Qué lograron las conversaciones de 2014, 2017 y 2018? En esos casos, la lucha en las calles se congeló mientras, de parte y parte, se afirmaba que lo conveniente era dialogar. En esas ocasiones el “gobierno” estaba literalmente derrotado en apoyo popular y credibilidad internacional, y el “diálogo” le permitió recuperarse y salir robustecido, mientras que el país continuó destruyéndose. 


En esas ocasiones el “gobierno” estaba literalmente derrotado en apoyo popular y credibilidad internacional, y el “diálogo” le permitió recuperarse y salir robustecido, mientras que el país continuó destruyéndose. 


CHOCOLATES

$2.00


Cuando se padece una narco tiranía como la que secuestra a Venezuela, cualquier método convencional para dirimir controversias le favorece desproporcionadamente. Necesita bajarle el tono a la crítica. Aparecer ante el mundo como una entidad razonable que no es tan salvaje y cruel como la pintan sus enemigos. Y nada como el diálogo para conseguirlo.  No es casualidad que, en sus momentos de mayor debilidad, el tono de discurso mute, y de pronto vemos hablando de amor, concordancia y entendimiento a quienes a diario insultan y violan los derechos humanos. 

Aparecer ante el mundo como una entidad razonable que no es tan salvaje y cruel como la pintan sus enemigos. Y nada como el diálogo para conseguirlo.

Algunos usan al monopolio que tiene el régimen de las armas para afirmar que cualquier cosa distinta a la negociación implicaría un baño de sangre. Esta falacia concluye apuntando con el dedo a cualquiera que se atreva a decir lo contrario, tachándole de “guerrero del teclado”, y el trillado “¿cuántos fusiles tienes en tu casa?”

Algunos usan al monopolio que tiene el régimen de las armas para afirmar que cualquier cosa distinta a la negociación implicaría un baño de sangre.

Martin Luther King (1929 – 1968)

Esta falacia concluye apuntando con el dedo a cualquiera que se atreva a decir lo contrario, tachándole de “guerrero del teclado”, y el trillado “¿cuántos fusiles tienes en tu casa?”

Gandhi, Martin Luther King y los jóvenes de Otpor no eran unos loquitos. Fueron líderes que comprendieron que hay cosas que no se dialogan, que la Libertad no se transa con quienes la irrespetan y no creen en ella.

Gandhi, Martin Luther King y los jóvenes de Otpor no eran unos loquitos. Fueron líderes que comprendieron que hay cosas que no se dialogan, que la Libertad no se transa con quienes la irrespetan y no creen en ella.

Ninguna mesa de diálogo ha disminuido los índices de violencia existentes en Venezuela desde que el régimen le dio una patente de corso al hampa. Los asesinatos se han elevado a niveles que superan escenarios de guerra en otras partes del planeta y existe una política sistemática de aniquilamiento de la población civil disidente: de nuestra psique y de nuestro cuerpo.  Esta política jamás se ha detenido con el diálogo y no lo va a hacer nunca.

Los asesinatos se han elevado a niveles que superan escenarios de guerra en otras partes del planeta y existe una política sistemática de aniquilamiento de la población civil disidente: de nuestra psique y de nuestro cuerpo. 

Lo que logra el diálogo – manteniendo al tirano en el poder – es precisamente que la sangre continúe corriendo y los cadáveres acumulándose, incluyendo a los que mueren de hambre en las calles, en las cárceles, en los ancianatos y en las instituciones mentales.

Lo que logra el diálogo – manteniendo al tirano en el poder – es precisamente que la sangre continúe corriendo y los cadáveres acumulándose, incluyendo a los que mueren de hambre en las calles, en las cárceles, en los ancianatos y en las instituciones mentales.

El problema más agudo lo veo en la incomprensión que se demuestra – tras veinte años –   de la naturaleza de aquello que confrontamos.  El régimen no tiene voluntad de cambiar (y si la tuviera, ya es demasiado tarde). Al contrario, los hechos demuestran que su objetivo es intensificar eso que llama “revolución”, y que no es otra cosa que la destrucción total de la sociedad venezolana hasta convertirnos en parias, con la mano extendida y los ojos apagados (ya es casi definitivo e irreversible este “logro” “revolucionario”).

los hechos demuestran que su objetivo es intensificar eso que llama “revolución”, y que no es otra cosa que la destrucción total de la sociedad venezolana hasta convertirnos en parias, con la mano extendida y los ojos apagados (ya es casi definitivo e irreversible este “logro” “revolucionario”).

Se trata de un régimen que está consciente de los crímenes que ha perpetrado, delitos que no prescriben y son perseguibles en cualquier jurisdicción de la Tierra.



Unos desalmados con estos rasgos no se desprenden del poder por su propia voluntad, a través de diálogos y negociaciones.



No vienen al caso ejemplos tipo Pinochet, porque sus contextos históricos eran otros y los caracteres de las personas implicadas también lo eran (para empezar, Chile no estaba secuestrada por una mafia de narcotraficantes, financistas del terrorismo internacional).

Cualquier estrategia de diálogo que promueva esta mafia será una táctica para confundir, ganar tiempo y capitalizar sus objetivos. Son dos décadas de aprendizaje sobre sus procederes. 

El régimen no se sienta para negociar nada que no satisfaga ese principio básico de supervivencia. ¿Qué se negocia entonces?

El régimen no se sienta para negociar nada que no satisfaga ese principio básico de supervivencia. ¿Qué se negocia entonces?

Lo que sea que se vaya a dialogar o transar en estas condiciones jamás logrará el objetivo de la sociedad civil, que no es otra cosa que la Libertad, la nuestra, la de todos nosotros. 

Transar la Libertad por un punto medio, que satisfaga a las partes, es anatema para una de ellas (al menos para sus representados). Al no haber posibilidad de entendimiento, la negociación es inviable. El meeting of the minds no se materializaría. 

Transar la Libertad por un punto medio, que satisfaga a las partes, es anatema para una de ellas (al menos para sus representados). Al no haber posibilidad de entendimiento, la negociación es inviable. El meeting of the minds no se materializaría. 

Referirnos a mecanismos alternativos de resolución de conflictos (diálogo, negociación, arbitraje, etc.) es una “Utopía” en este contexto. Y al ser utópico, no es apropiado que los representantes de la sociedad civil – la otrora MUD – planteen este mecanismo como instrumento de lucha.

Un narco régimen no va a transarse por nada que atente contra su poder omnímodo.

No es justo que tras veinte años de crímenes incalificables se le siga dando un trato de “gobierno” a lo que es una mafia sin ninguna legitimidad para gobernar. Insistir en darle ese trato es optar por vivir una “Utopía”, pero sin dignidad. Aquí es una “Utopía” que produce un daño terrible e irreversible a millones de personas que sufrimos la realidad impuesta por los criminales.

Insistir en darle ese trato es optar por vivir una “Utopía”, pero sin dignidad. Aquí es una “Utopía” que produce un daño terrible e irreversible a millones de personas que sufrimos la realidad impuesta por los criminales.

Nadie que entienda lo que significa “Libertad” está dispuesto a cederla por una estabilidad que implica la destrucción de su dignidad y de su futuro.

Nadie que entienda lo que significa “Libertad” está dispuesto a cederla por una estabilidad que implica la destrucción de su dignidad y de su futuro.

Ya muchos jóvenes entregaron sus vidas demostrándolo. Su memoria merece ser honrada con Justicia.

Toda Resistencia implica riesgos, pero nunca tan elevados como los de vivir en un país enterrado en el infierno.

¡La Libertad NO se negocia!

¡La Libertad NO se negocia!


Chocolates

Nota: Si estás conectado desde un smartphone y no te funciona el dispositivo de pago, debes volver a entrar a este post a través del home del blog o presionar su link desde una pc o laptop.

$2.00





5 Comentarios

  1. marthaguadarrama

    Estaba en una silla de extensión bronceandome y al cambiar de lado, lentamente voy enfocando en el suelo arenoso, entre raíces y piedras, movimiento y al dirigir mi atención una, dos hormigas, luego otras formando hileras, luego un grupo cargando los restos de una fruta…y pense, los mediadores utópicos saben tan poco de la realidad y padecimiento de Venezuela como mi opinión de esta adorable comunidad fe2 hormigas y su mundo. Excelente ensayo JCSA!😍

    Le gusta a 1 persona

  2. BEATRIZ

    Es imposible dialogar con un gobierno o régimen que se cree fuerte amparado por las armas y Cuba, Rusia, Irán y guerrilla tanto extranjera, como la guerrilla urbana existente llamada colectivos.
    Definitivamente este proceso que empezo bien «vamos bien» ya no tiene coherencia, ni credibilidad

    Me gusta

  3. Anneliese subero

    Gracias impecable exposición de motivos para visualizar las razones por las que el diálogo es pura mazamorra política. Y en este caso internacional buscando limpiar sus culpas porque al final habrá intervención de la DEA y militar extranjera. Sin dudas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .